El comandante de la Policía de Bolivia, Yuri Calderón, presentó al presidente Evo Morales un plan para contra la corrupción al interior de esa institución, informó hoy a la prensa el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

‘El comandante ha presentado un plan y se hizo sugerencias para mejorarlo. El plan recoge también algunas iniciativas del Ministerio de Gobierno’, puntualizó el titular.

Morales enumeró los aspectos que dañan la imagen institucional, desde los casos de corrupción hasta aquellos relacionados con extorsión callejera.

Por un lado, el presidente destacó la reducción de los índices de delincuencia en el país; sin embargo, señaló los escándalos que surgen relacionados con los miembros de esa institución.

Recientemente, el jefe de Estado instruyó al ministro de Gobierno a aplicar todo el rigor de la ley de manera rápida y contundente con los policías vinculados al narcotráfico.

‘He instruido al ministro de Gobierno, @carlosguromero, actuar con todo el peso de la ley y de manera rápida y contundente con los efectivos de la Policía que tengan algún vínculo con el narcotráfico. Nuestra institución está para luchar contra el delito y cuidar al pueblo’, escribió el mandatario en su cuenta en Twitter.

Esa instrucción tuvo lugar debido al proceso judicial enfrentado por el exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz, coronel Gonzalo Medina, y el capitán Fernando Moreira, por supuestos delitos de sustancias controladas, asociación delictuosa.

La víspera, el ministro de Gobierno defendió el prestigio de la Policía nacional en una comparecencia televisiva.

Romero comentó que no se puede echar abajo la imagen institucional por casos aislados, no se puede denostar el trabajo anterior. Estos policías corruptos ponen en riesgo el trabajo de toda la institución, lamentó.

Asimismo, informó que se trabaja en la reestructuración del organismo, recogiendo prácticas efectivas aplicadas en otros países, como dar acceso público a los antecedentes de los efectivos, que incluyen nexos familiares para evitar conflictos de intereses, y cámaras corporales para registrar cómo se relacionan los policías con los ciudadanos.

Bolivia es uno de los países de la región donde más se ha reducido los índices de inseguridad. Somos el cuarto país con más bajo nivel de violencia, 6,7 homicidios por cada 100 mil habitantes, cuando en países vecinos la cifra supera los 50, detalló el ministro de Gobierno.

Fuente