El Departamento de Justicia estadounidense comunicó que el pasado viernes arrestaron a un exsoldado del Ejército de Estados Unidos que supuestamente planeaba un ataque terrorista contra una multitud de personas en el sur del estado de California.

De acuerdo con la nota informativa, el arresto se produjo después que un agente encubierto del FBI contactara con el sospechoso y le entregara una bomba desactivada, que él pensaba que podía funcionar y que sirvió para localizarle.

El detenido es Mark Steven Domingo, de Reseda (California), un exmilitar que trabajó en el pasado como soldado de Infantería y posee experiencia en combate en Afganistán.

«Esta investigación interrumpió con éxito una amenaza muy real, planeada por un soldado de combate entrenado y que en repetidas ocasiones declaró que quería causar el mayor número de víctimas», aseguró el fiscal del Distrito Central de California, Nick Hanna.

De acuerdo a documentos judiciales, Domingo expresó en varios mensajes en internet y a una fuente del FBI «su apoyo a la yihad (guerra santa) violenta, un deseo de buscar un castigo por los ataques contra musulmanes, y una disposición a convertirse en mártir». Tras sopesar varios blancos posibles, el sospechoso decidió detonar, sin éxito, una bomba en un evento ocurrido el pasado fin de semana en Long Beach (California).

El escrito judicial recoge que Domingo publicó en internet una vídeo profesando su fe en el islam el pasado 2 de marzo y al día siguiente publicó otro, donde aseguraba que «EE.UU. necesita otro evento como Las Vegas», en referencia al tiroteo en esta ciudad de octubre de 2017.

Si es declarado culpable de los cargos de buscar apoyo material y de intentar perpetrar un ataque podría enfrentar una sentencia máxima de 15 años en prisión, aseveró el Departamento de Justicia.

 

Fuente