Un gran número de soldados del Ejército Árabe Sirio (SAA, por sus siglas en inglés) fueron redistribuidos a las gobernaciones de Hama e Idlib el martes mientras los militares hacen nuevos preparativos para su ofensiva a gran escala en el noroeste de Siria.

Hablando a Al-Masdar de la gobernación de Hama, una fuente militar del ejército sirio dijo que sus fuerzas casi se han duplicado en los últimos días, ya que decenas de unidades se redistribuyeron a la zona desmilitarizada que se estableció el 17 de septiembre en Sochi.

La fuente dice que la primera oleada de la operación será expulsar a los rebeldes y yihadistas de la zona desmilitarizada, que se suponía que iba a ocurrir en octubre, cuando Turquía prometió supervisar la situación allí.

Sin embargo, Turquía ha utilizado el Acuerdo de Sochi para redistribuir a los terroristas del Frente de Liberación Nacional (NLF) a la vanguardia con las Fuerzas Democráticas kurdas (SDF) y las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en el norte de Siria, lideradas por los kurdos.

El grupo que asumió los cargos del FLN en las gobernaciones de Idlib, Latakia, Alepo y Hama fueron los yihadistas de Hay’at Tahrir Al-Sham, que se han negado a reconocer el acuerdo de cese de hostilidades.

Hay’at Tahrir Al-Sham es el grupo yihadista que controla principalmente la gobernación de Idlib; Turquía los ha utilizado a menudo para enfrentarse al ejército árabe sirio y sus aliados.

Turquía ha establecido 12 puestos de «observación» en el noroeste de Siria para monitorear la zona desmilitarizada; sin embargo, sus fuerzas han hecho poco para detener las hostilidades y, en cambio, se utilizan para bloquear los avances del ejército sirio en Idlib.

Si bien Turquía podría oponerse a esta próxima ofensiva, su enfoque principal en este momento es la implementación de su propia zona de seguridad en la parte norte del país.

Además, Turquía tendrá que lidiar con sus socios rusos, que también han tenido suficiente de Hay’at Tahrir Al-Sham y sus ataques diarios.

Es importante señalar que esta no es la primera vez que el ejército sirio ha amasado tropas en el noroeste de Siria; sin embargo, esta vez, parece que esta futura operación tiene la luz verde del ejército ruso.

Fuente