“El principio que rige la política exterior estadounidense, especialmente ahora, no es ‘EE.UU. primero’ (el lema electoral del presidente Donald Trump), sino ‘Israel primero’, y Estados Unidos está listo a atenerse a ello, violando los principios fundamentales del derecho internacional (…)”, ha afirmado este lunes el nuevo representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

En su primer discurso ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) sobre la situación en Oriente Medio y la causa palestina, el diplomático persa ha destacado que la ocupación israelí desató la crisis en Palestina y la única solución es poner fin a dicha ocupación.

Luego de recordar la responsabilidad jurídica del CSNU en preservar la paz y seguridad internacional, Tajt Ravanchi ha solicitado al organismo tomar medidas para obligar al régimen de Tel Aviv a acabar con la ocupación de Palestina.

En este contexto, ha criticado que los numerosos vetos de EE.UU. a las resoluciones del CSNU para presionar a Israel han permitido a las autoridades israelíes continuar con sus políticas expansionistas y masacres, violaciones y crímenes de guerra en Palestina.

EE.UU. viola flagrantemente las resoluciones aprobadas en el CSNU, ha denunciado Tajt Ravanchi y ha puesto como ejemplo la medida de EE.UU. de trasladar su embajada de Tel Aviv a la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) y de reconocer la soberanía israelí sobre los ocupados altos sirios del Golán.

El embajador iraní ante la ONU ha condenado enérgicamente las medidas del Gobierno estadounidense en apoyo a Israel y ha indicado que las políticas de los últimos 70 años de EE.UU. en relación a Palestina muestran que no se puede confiar en las propuestas de Washington, como el llamado “acuerdo del siglo”, para solucionar el conflicto israelí-palestino.

Por ello, ha exigido a la comunidad internacional resistir ante los esfuerzos de Washington y sus aliados, como Israel y Arabia Saudí, de plantear “amenazas falsas” en la región de Oriente Medio para desviar la opinión pública de la causa palestina.

 

Fuente