Durante una reunión en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), la secretaria general adjunta de Asuntos Políticos de este organismo, Rosemary Di Carlo, advirtió el lunes de que la situación en los territorios palestinos ocupados empeora, y se aleja la posibilidad de una solución política.

Mientras Israel sigue la construcción de asentamientos ilegales y sus ataques contra los civiles, “las perspectivas de una paz duradera continúan siendo escasas y cada vez hay mayores temores de una anexión por parte del régimen israelí”, aseveró la funcionaria.

Di Carlo ofreció detalles sobre los sucesos violentos en la Gran Marcha del Retorno de este año, en la cual, siete palestinos fueron asesinados por militares israelíes, entre ellos, cuatro niños. “La mayoría de los manifestantes eran pacíficos pero hubo un saldo de mil 300 heridos por la parte palestina debido a las acciones de Tel Aviv”, señaló.

En esta reunió, el embajador palestino ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Riad Mansur, pidió a la comunidad internacional la toma de medidas que respondan a las promesas del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de anexionar partes de Cisjordania ocupada al régimen de Tel Aviv.

Mansur acusó a Netanyahu de “presumir descaradamente” de esas intenciones, que supondrían una nueva violación de la legislación internacional por parte de Israel y describió la amenaza sionista como un signo del “insaciable apetito expansionista” de este régimen.

El diplomático palestino insistió en que, ante este comportamiento, no bastan condenas, sino que se requieren “acciones” para que Israel rinda cuentas y respete las normas internacionales.

Además, resaltó que las perspectivas de paz son cada vez más lejanas, tras unos resultados electorales que “han reforzado a la extrema derecha” que dirige Israel como un régimen  racista y de ‘apartheid’ bajo el primer ministro Netanyahu.

Más de medio millón de israelíes viven en más de 120 asentamientos ilegales construidos en los territorios palestinos de Cisjordania y Al-Quds, ocupados desde la Guerra de los 6 Días en 1967.

Desde la llegada al poder del presidente estadounidense, Donald Trump, en enero de 2017, el régimen usurpador ha impulsado la expansión de colonias en tierras palestinas.

Fuente