El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó hoy su satisfacción por la aprobación ayer en el Senado de la reforma laboral que logra que los trabajadores tengan garantizados sus derechos.

En su habitual conferencia de prensa matutina dijo que el nuevo dispositivo legal les autoriza y respalda elegir con libertad a sus representantes y definitivamente haya democracia sindical en México.

Antes de esta reforma, dijo, no había voto libre directo, secreto de los trabajadores que son los que a partir de ahora van a decidir libremente. Es un gran avance en beneficio de ellos. Esta reforma fue apoyada por los empresarios, por los sindicatos.

Explicó que la reforma tiene un complemento adicional muy importante y es el que se refiere al compromiso que se hizo con las partes del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC) de llevar a cabo una reforma laboral apegada al principio de beneficiar a los trabajadores y que no se hagan acuerdos de los líderes a espaldas de los afiliados.

Al aprobar esta reforma, repitió, ya cumplimos con el T-MEC y garantizamos que tienen nuestra palabra en cuanto a todo lo que se plantea al respecto en el tratado de libre comercio para que pueda ser firmado porque desde hacía muchos años, en todo el período neoliberal, que no se cumplían los derechos de los trabajadores cuando los dirigentes no eran elegidos por los trabajadores.

En cuanto a la celebración mañana del Día de los Trabajadores, el mandatario dijo que no va a encabezar el desfile porque es una manifestación libre de todos los trabajadores, aunque van a analizar si conviene o no hacerlo como se acostumbraba anteriormente.

Soy partidario, expresó, de que el Día del Trabajo sea de manifestación libre de las demandas de los trabajadores, que haya independencia, autonomía, y se expresen las denuncias y las inconformidades en contra del Gobierno, como debe ser.

Así surge este día así se estableció para conmemorar un hecho histórico en el que se comete una gran injusticia a los trabajadores, que se reprimen en Chicago, por eso surge este día que es para la protesta no para el aplauso.

En México, señaló, los trabajadores se manifiestan en ese marco y denuncian lo que significó para ellos la política neoliberal en cuanto al ingreso y otras demandas, y recordó que después de haber sido el país de mejor salarios en América Latina durante muchos años, a partir de 1976 con el neoliberalismo fue cayendo, deteriorándose, hasta convertirse en uno de los más bajos del mundo.

Es para nosotros muy satisfactorio poder decir que al inicio de este gobierno se da un aumento al salario mínimo y también a los salarios en general y ya se ve aquí muy poquito a poco que empiezan a repuntar los ingresos, ya cambia, ya no va a seguir cayendo sino que va recuperando su poder adquisitivo.

En este marco, dijo, es que el día de ayer se aprueba la reforma laboral y mañana en el dia del trabajo habría que celebrarlo.

Fuente