En las horas previas, el Gobierno argentino intentó desarticular ésta movilización, buscando pactos para dividir a las fuerzas sindicales.

Un día de paro y movilización donde miles de trabajadores, se hicieron escuchar a las puertas de la Casa de Gobierno.

De ésta manera se vivieron las horas previas al 1 de mayo en la República Argentina, donde la desocupación y la precariedad laboral son parte una parte importante de la realidad.

Una tensión social en crecimiento permanente, que podría marcar el rumbo de las elecciones presidenciales del próximo mes de octubre

 

Fuente