El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, c, apuntó este martes a tres de los principales colaboradores del presidente venezolano Nicolás Maduro, quienes, dijo, deben cumplir con los compromisos que supuestamente contrajeron con la oposición para una transición pacífica.

En la Casa Blanca, Bolton sostuvo que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino; el presidente del Tribunal Supremo Maikel Moreno y el comandante de la guardia presidencial Iván Rafael Hernández Dala habrían dicho a la oposición que Maduro debía renunciar en favor del jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Bolton no ofreció evidencia de que los tres colaboradores leales a Maduro hubieran expresado su voluntad de darle la espalda al presidente socialista, sólo dijo que la oposición había mantenido bien informado al gobierno del presidente Donald Trump.

«Sigue siendo muy importante que estas tres figuras del régimen de Maduro, que han estado hablando con la oposición durante los últimos tres meses, cumplan su compromiso de lograr la transición pacífica del poder desde la camarilla de Maduro al presidente encargado Juan Guaidó», dijo Bolton a periodistas.

«Todos estuvieron de acuerdo en que Maduro tenía que irse», dijo Bolton. «Necesitan actuar esta tarde para que otras fuerzas militares se pasen al lado del presidente encargado».

Guaidó realizó el martes su llamado más apremiante al ejército para que lo ayude a derrocar a Maduro.

El presidente Donald Trump dijo este martes que Estados Unidos impondría sanciones y un embargo total a Cuba si la isla continúa su apoyo militar al gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Si las tropas y milicias cubanas no CESAN de inmediato las operaciones militares y de otro tipo con el propósito de causar muerte y destrucción de la Constitución de Venezuela, se colocará a la isla de Cuba un embargo total, junto con las sanciones de más alto nivel», publicó Trump en Twitter.

«¡Ojalá todos los soldados cubanos regresen a su isla de manera rápida y pacífica!», agregó.

Senadores republicanos y demócratas de Estados Unidos criticaron este martes la propuesta del presidente Donald Trump de un recorte del 23 por ciento del presupuesto para la ayuda al extranjero y la diplomacia como «demente» y «miope», y dijeron que no se aprobará.

«No vamos a aprobar esta reducción presupuestaria. Es una locura. No tiene sentido», dijo el senador republicano Lindsey Graham, presidente de la subcomisión de Apropiaciones que supervisa al Departamento de Estado y el presupuesto de ayuda externa.

Graham, quien dijo que el plan era «miope», anunció que la comisión de Asignaciones restablecería los fondos a los niveles previos, en lugar de aprobar el recorte de un 23 por ciento que Trump propuso a principios de este año.

El senador también pidió a Mark Green, el administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que presente un plan al Congreso sobre cómo ayudar a Venezuela en caso de un cambio de Gobierno.

La audiencia se realizó el martes en un contexto de agitación en Venezuela, donde el deseo de Washington de enviar millones de dólares en ayuda externa ha sido un tema central de la presión del gobierno de Trump para la salida del presidente socialista Nicolás Maduro.

«Creo que la mayoría de los miembros de este comité lo ayudarían gustosamente con algunos recursos para estabilizar Venezuela cuando caiga Maduro, si es que cae. En ese sentido, agradeceríamos mucho cualquier consejo que nos brinde sobre cuál sería una buena respuesta», dijo Graham.

Fuente