“Gracias a la conciencia de ese pueblo, que lleva la fortaleza de Dios en el ejemplo de Bolívar y Chávez, logró derrotar el golpe el día de hoy”, subrayó el martes el mandatario nicaragüense destacando que dicha conciencia venezolana no se va a rendir, ni venderse, ante los designios del imperio.

En señal de solidaridad con el pueblo venezolano en lo que respecta al fallido conato que sucedió ayer mismo en este país sudamericano, Ortega puso énfasis en la ética de la nación venezolana que en medio del bloqueo y de las terribles sanciones a las que está sometida “no pierde la moral” doblegándose ante los deseos intervencionistas de las grandes potencias mundiales.

Tras señalar que las grandes potencias aun a día de hoy tratan como siervos a los países del tercer mundo, el dirigente sandinista criticó el orden global existente creado por esas mismas potencias que emplean medios para dominar al resto de las naciones, entre ellos los obstáculos al desarrollo y la dependencia económica.

“Nuestros países son vistos como mercancías por sus recursos naturales y tener mano de obra barata”, manifestó el presidente nicaragüense añadiendo “de ahí que es tiempo de que los pueblos decidan dignamente, por la paz, por el progreso y el bienestar propios”.

El máximo exponente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) prosiguió que cuando esas naciones, —en referencia a Venezuela, Cuba y a su propio país, entre otros—, deciden su destino entonces esas potencias globales apelan a las sanciones y los golpes de Estado como el que fue derrotado en en Venezuela.

A su juicio, esta asonada fallida es una acción que demuestra la falta de respeto a estos pueblos que por medio de sus Gobiernos se muestran firmes y determinantes para defender su soberanía e independencia ante estas potencias hegemónicas.

Ayer martes, un reducido grupo de militares venezolanos se sublevó contra el presidente Nicolás Maduro, con el apoyo de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) –de mayoría opositora y en desacato desde 2016, ayudando a que escapara de su arresto domiciliario al conocido dirigente opositor Leopoldo López.

Un poco más tarde, Guaidó y López llamaron a los venezolanos a “salir juntos a la calle” en defensa de los opositores rebeldes. Horas después del anuncio de la asonada, el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, anunció la derrota de la acción violenta y que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se mantiene “firme en defensa de la Constitución y sus autoridades legítimas”.

 

Fuente