Primera reunión del Gobierno catalán tras la victoria del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de los independentistas de partido Izquierda Republicana de Cataluña (ERC). El ejecutivo catalán ha valorado la alta participación y ha considerado que han lanzado un mensaje contra la represión del soberanismo y a favor del diálogo.

Por su parte, el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha descartado cualquier pacto de estabilidad con las fuerzas independentistas y ha defendido que quieren gobernar en solitario con apoyos externos de Podemos.

Los representantes de Ciudadanos, que lograron unos tímidos resultados en Cataluña, se han descartado para cualquier pacto con el presidente de Gobierno Pedro Sánchez y parecen decididos a centrarse a destronar el Partido Popular (PP) como líder de la oposición.

Tras la noche electoral, llegaba una nueva polémica decisión de la Junta Electoral. En este caso la suspensión de la lista electoral de Junts per Cataluña a las próximas europeas por estar encabezada por el expresidente catalán Carles Puigdemont, considerado fugado de la Justicia española. Una resolución polémica, no avalada ni por el presidente ni dos vicepresidentes de la misma Junta Electoral, y que vuelve a arrojar el conflicto político entre Cataluña y España al plano judicial.

Fuente