El Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) firmaron durante una reunión en la Casa Grande del Pueblo (sede del Ejecutivo) un acuerdo para incrementar los salarios mínimo y básico, destaca hoy el periódico Cambio.

‘Se acuerda que el incremento al Salario Mínimo Nacional correspondiente a la gestión 2019, será del tres por ciento, en cuanto al Salario Básico Nacional, el incremento será del cuatro por ciento, las características de ese incremento serán definidas mediante Decreto Supremo’, señala el acuerdo.

Asimismo establece, en otro de sus puntos, un incremento de la Renta Dignidad para las personas de la tercera edad de 50 bolivianos, que se aplicará desde el segundo semestre de este año.

El presidente Evo Morales aseguró que el Estado tiene la obligación de buscar un equilibrio entre el aspecto laboral y el tema de inversión, ‘porque es nuestra obligación cuidar el crecimiento económico que nos caracteriza’, indicó.

En ese sentido, resaltó la estabilidad económica del país, reconocida por organismos financieros internacionales y gobiernos del mundo, y dijo que debe ser administrada con responsabilidad, sin condicionamientos ni caprichos, sino por la razón, en favor de las y los bolivianos.

Sobre el encuentro, el mandatario destacó el acuerdo y consenso de dos leyes: la Ley General del Trabajo y la Ley Procesal Laboral, en el marco de los principios de la Constitución Política del Estado para la protección del trabajador.

En el tema educativo, por ejemplo, se llegó a un acuerdo entre el magisterio urbano y rural para realizar encuentros consensuados entre esos dos sectores.

‘La democracia es diálogo permanente con todos los sectores sociales (…) hemos llegado a un acuerdo y ahora lo que toca es seguir trabajando’, precisó el jefe de Estado.

Durante los 13 años de gestión presidencial de Evo Morales, el salario mínimo nacional incrementó de manera progresiva, de acuerdo con reportes oficiales.

Desde 2006 y luego de tres años en que los sueldos estaban congelados, el Gobierno boliviano encaró incrementos salariales progresivos, como forma de reponer el poder adquisitivo de las personas.

Informes oficiales muestran que, en ese primer año de gestión presidencial, el salario mínimo nacional fue elevado de 440 a 500 bolivianos (de 63 a 72 dólares aproximadamente), y así sucesivamente hasta 2018, donde se incrementó a dos mil 60 bolivianos (unos 298 dólares) y en 2019 a dos mil 122 bolivianos (307 dólares).

Asimismo, el Ejecutivo, mediante decreto supremo, determinó también incrementos graduales a los salarios de los trabajadores de Salud, Educación, Fuerzas Armadas y Policía, cuatro sectores dependientes del Estado, además de los de funcionarios públicos.

Fuente