Naruhito comenzó este martes (miércoles en Japón) su cargo como emperador de Japón tras un ritual donde recibió las joyas imperiales, apenas unas horas después de que la abdicación de su padre Akihito del Trono del Crisantemo.

Naruhito recibió la espada, espejo y las joyas imperiales como una prueba de sucesión en una ceremonia ritual; posteriormente se dispuso a pronunciar su primer discurso como emperador.

La presencia de su esposa, la emperatriz Masako, y de su hija, la princesa Aiko, está prohibida en la primera ceremonia, donde únicamente los varones adultos de la realeza pueden participar.

Akihito ahora tiene el título de emperador emérito luego de convertirse en el primer emperador de Japón en abdicar en 200 años.

De conformidad con la Constitución de Japón, el emperador es un símbolo sin poder político. Naruhito ha prometido seguir los pasos de su padre en la búsqueda de la paz y de la cercanía con el pueblo.

Fuente