El decreto del presidente Vladimir Putin sobre la emisión simplificada de pasaportes rusos a los residentes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk presagia el fin de la guerra en el Donbass: Rusia simplemente no permitirá que maten a sus ciudadanos, asegura el profesor Aleksander Zapesotsky.

Con la llegada al poder en Ucrania del ganador de la carrera presidencial, Vladimir Zelensky, no se deben esperar cambios fundamentales en las relaciones con Rusia, porque él, al igual que su antecesor Petro Poroshenko, fue elegido «con el consentimiento de los Estados Unidos», dijo Alexander Zapesotsky, rector de la Universidad Humanitaria de San Petersburgo a la emisión de la radio «Komsomolskaya Pravda».

Según él, muchos ni siquiera se dan cuenta del grado de control de Washington sobre este país. El significado de esta intervención no es tener democracia en Ucrania, sino «crear un absceso» junto a Rusia y dividir a la Federación Rusa con el resto de Europa, asegura el profesor.

Al mismo tiempo, señaló que, con todas sus fuerzas, los Estados Unidos hoy en día no tienen poder contra Rusia. Su presión habría tenido un efecto si Moscú hubiera tenido una postura suave, de voluntad débil, como en los años 90. Pero la situación ha cambiado radicalmente: al frente del país hay un liderazgo competente capaz de tomar decisiones magistrales. El decreto sobre la emisión simplificada de pasaportes de la Federación Rusa fue otra confirmación de esto.

«Nadie ha dicho esto todavía, pero de hecho en el corto plazo, esto significa el final de la guerra en el Donbass. Muchos aún no entienden esto, pero imaginemos una historia en la que los ciudadanos de la Federación Rusa constituyen la mayor parte de los habitantes de la RPD y la RPL. ¿Podrá Rusia permitir que sus ciudadanos sean asesinados, por ejemplo, con bombardeos de mortero de parte de Ucrania? No, por supuesto, no lo permitirá. Esto significa que se encontrarán formas efectivas para detener cualquier bombardeo. Será una especie de imposición de la paz”, dijo Zapesotsky.

Con una decisión inteligente, Putin logró desarmar la línea de contacto, lo que Kiev no pudo hacer durante muchos años. Esto se ha convertido en una clase «magistral» para Zelensky, quien tendrá que darse cuenta de que la brecha de Ucrania se ha superado gracias a este paso.

Después de que la mayoría de la gente en Donbass reciba pasaportes rusos, se detendrán las provocaciones en la frontera, Rusia podrá distanciarse al máximo de este país límite y presentarse junto con numerosos problemas, cree el profesor.

Recordaremos que la preparación anterior de Zelensky para una solución pacífica en el Donbass fue evaluada por el politólogo ucraniano Mikhail Pogrebinsky.

Fuente