Según la oficina de medios del grupo, Bard conducía su automóvil cerca de la rotonda de al-Kutab dentro de Manbij cuando fue golpeado con un dispositivo explosivo improvisado. Según los informes, el comandante se dirigía a la sede de su grupo.

«Las fuerzas oscuras del mal todavía están decididas a plantar desórdenes y atacar la seguridad y la estabilidad en la ciudad [Manbij]», dijo la oficina de medios en un breve comunicado de prensa.

El grupo terrorista ISIS se responsabilizó por el ataque a Bard. El grupo afirmó que el comandante resultó herido junto con dos de sus guardias en la explosión del dispositivo explosivo improvisado.

Abu Ali, cuyo nombre real es Abdul Malik Bard, es originario de la ciudad de Taftanaz, en el este de Idlib. Según informes, estuvo entre los primeros civiles en portar armas contra el Ejército Árabe Sirio en los primeros meses de la crisis.

En 2012, Bard se unió a las Brigadas de los Mártires Sirios, que fue fundada por el infame comandante rebelde Jamal Maarouf. Participó en varias batallas contra el Ejército Árabe Sirio e incluso luchó junto al Frente al-Nusra, hasta el 2015, cuando se alió con fuerzas kurdas y financió el «Ejército de Revolucionarios» con el apoyo directo de los EE.UU.

Hoy en día, el Ejército de Revolucionarios es una de las unidades árabes clave en la coalición de las «Fuerzas Democráticas» de Siria, que controla la mayor parte del noreste de Siria. El grupo tiene entre 1.800 y 3.000 combatientes, la mayoría de los cuales son árabes de la región oriental del país.

Al atacar a prominentes comandantes árabes como Bard, es probable que el ISIS esté tratando de provocar un conflicto étnico en el noreste de Siria, donde las fuerzas kurdas mantienen la mayor influencia.

Fuente