El pleno del Senado de México aprobó la desaparición del Estado Mayor Presidencial, pero al mismo tiempo instruyó hoy crear un nuevo cuerpo de seguridad para proteger al mandatario Andrés Manuel López Obrador.

En un debate hasta horas de la madrugada los senadores instruyeron a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana crear dicho cuerpo, el cual estaría integrado por elementos del Ejército y la Marina, pues debido al contexto de violencia del país, el Presidente de la República no puede quedar sin protección.

El pleno del Senado aceptó la propuesta de Dante Delgado, coordinador de los senadores de Movimiento Ciudadano, para que en el régimen transitorio de la reforma que anuló el Estado Mayor Presidencial, se dejara en claro que debe haber un mecanismo de seguridad profesional para el jefe del Ejecutivo federal.

Delgado explicó que nosotros estamos hoy aquí presentando formalmente la reserva correspondiente, tomando en cuenta la violencia en nuestro país y que el año pasado fue uno de los más mortíferos para la clase política mexicana.

diputados locales, hasta candidatos de todas las fuerzas políticas del país.

En particular, el pasado 24 de abril del año en curso, El Marro, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, en Guanajuato, amenazó a nuestro Presidente con enviarle un regalo explosivo a su casa.

Por todo lo anterior, y considerando que el Presidente de la República debe ser salvaguardado en su integridad física, se propone crear un ente a cargo de la Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana e integrado en lo necesario por miembros de las Fuerzas Armadas permanentes.

La Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana deberá expedir un reglamento para ese cuerpo e integrarlo en un plazo máximo de 60 días, detalló el senador.

De todas formas, el Estado Mayor Presidencial desaparece por oneroso y dejará de ser un cargo más al erario.

Más de nueve mil efectivos fueron reintegrados a sus dependencias de origen. Dos mil 21 elementos del Ejército y la Marina; había 12 generales y almirantes. Rebasaban los cuatro mil guardias presidenciales, entre ellos 52 policías federales y 382 civiles.

Fuente