El jefe de la RPD, Denis Pushilin, participó en un mitin en memoria de las víctimas de la tragedia de Odessa el 2 de mayo del 2014. El evento tuvo lugar ayer en la Plaza Lenin en el centro de Donetsk.

“Han pasado cinco años desde ese terrible día, cuando los seguidores de los nazis quemaron vivos a los civiles en Odessa. Las personas que murieron en la Casa de Sindicatos se mantuvieron fieles a su fe y convicciones. Los eventos del 2 de mayo nos mostraron que los caminos con el post-Maidán de Ucrania finalmente se separaron», dijo el líder del estado.-«No nos olvidaremos de todos los crímenes monstruosos del régimen de Kiev. Los culpables deben ser castigados, y haremos todo lo posible por esto, y la memoria de las víctimas siempre permanecerá en nuestros corazones».

A su vez, el obispo de Novoazovsk, Varsonofiy, quien estuvo presente en el evento, llamó a todos los habitantes de la República a orar por todos los que murieron en la Casa de Sindicatos en Odessa.

Vladimir Bidevka, presidente del Consejo Popular de la RPD, Alexey Muratov, jefe del movimiento público de la «República de Donetsk», los jefes de las administraciones locales y diputados, y residentes de la ciudad también participaron en el evento de responso.

Además de las autoridades en el escenario, un testigo presencial de los eventos del 2 de mayo en Odessa, el líder de la organización pública del «Frente de la Resistencia de Odessa», Igor Nemodruk, habló expresando la opinión de que «hace cinco años, el crimen más terrible ocurrido en la historia moderna, los ucro-banderianos se deshicieron de las máscaras de la civilización, la democracia y mostraron su verdadero rostro».

Los habitantes de la RPD honraron la memoria de quienes murieron en Odessa con un minuto de silencio. Luego los participantes depositaron flores en la pancarta con los nombres de los caídos.

El 2 de mayo del 2014, en Odessa, los activistas de la organización nazi-fascista del Sector Derecho (prohibido en Rusia) y las llamadas “autodefensas del Maidán” incendiaron un campamento en el Campo Kulikovo, donde los ciudadanos de Odessa recolectaron firmas para el referéndum sobre la federalización de Ucrania y el estado del idioma ruso. Luego, los partidarios del movimiento Anti-Maidán se refugiaron en la Casa de los Sindicatos, pero los radicales rodearon el edificio y lo incendiaron. La tragedia mató a 48 personas. Los culpables aún no han sido castigados, y las víctimas han estado en el banquillo de los acusados.

Fuente