Un ciudadano sueco, sospechoso de tener vínculos con Julián Assange, cofundador de WikiLeaks, apeló contra la detención preventiva, pero fue rechazada por los jueces en el Tribunal Provincial de Justicia de Quito el jueves.

Ola Bini, de 37 años, está acusado de piratear sistemas informáticos pertenecientes al gobierno tras el desalojo de Assange de la embajada ecuatoriana de Londres.

«Esto es una vergüenza. Mi cliente, nuestro cliente, es una persona inocente, y ha contribuido al desarrollo de la privacidad digital en todo el mundo», dijo Carlos Soria, abogado de Bini, tras el veredicto, que se produjo después de casi tres horas de deliberación.

Se cree que Bini es sospechoso de conspirar para chantajear al presidente ecuatoriano Lenin Moreno debido a su anulación del estado de asilo de Assange y al posterior arresto de este último en Londres.

El padre de Bini, Dag Gustafsson, ha afirmado anteriormente que su hijo y Assange son simplemente amigos.