Una cifra estimada de 20.500 militares entre hombres y mujeres experimentaron algún tipo de agresión sexual en el 2018, según una encuesta.

A pesar de las promesas del Pentágono, los abusos sexuales han aumentado en los militares estadounidenses, subiendo a casi el 40 por ciento en el 2018, dijo el jueves el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

El año pasado se reportaron unos 6.053 casos de agresión sexual, según una encuesta anónima bianual, confirmó el Pentágono.

Teniendo en cuenta también los casos no denunciados, la encuesta estimó que 20.500 militares entre hombres y mujeres experimentaron algún tipo de agresión sexual el año pasado.

En el cuerpo de Marines, «históricamente vieron un aumento en los informes como un indicador. Los Marines se sienten más capacitados para informar, más confiados en la atención que reciben las víctimas», admitió el grupo militar en una declaración el jueves.

«Sin embargo, al aumentar la cantidad de agresiones estimadas, especialmente entre nuestros marines jóvenes, el Cuerpo de Marines debe desarrollar sus métodos de prevención y continuar fomentando un clima y una cultura de dignidad, respeto y confianza», dice la declaración.

Según la encuesta, en el 85 por ciento de los casos, las víctimas estaban familiarizadas con sus atacantes que, a menudo, eran oficiales superiores.

Nate Galbreath, Director Adjunto de la Oficina de Prevención y Asalto de Agresión Sexual del Departamento de Defensa dijo a ABC News: «Esto es lo que nos dice que hay algo en lo que tenemos que trabajar».

«Tenemos una mayor prevalencia para las mujeres de 17 a 24 años. Nos vamos a enfocar muy, muy fuertemente en eso».

El senador Kirsten Gillibrand, un candidato demócrata a la presidencia que ha abogado por la revisión de las reglas para el enjuiciamiento de los delitos sexuales en el ejército de los Estados Unidos, dijo que el informe dejó en claro que era hora de que el Congreso actuara.

«Las agresiones sexuales continúan aumentando dramáticamente mientras que el número de casos que van a juicio disminuye», dijo. «El status quo no está funcionando».

El número estimado en el 2016 fue de 14.900, mientras que en el 2006, solo una de cada 14 víctimas reportó delitos de agresión sexual en comparación con el 2018 con un tercio de las víctimas que presentaron informes policiales.

Fuente