El Departamento de Defensa de EE.UU. se está preparando para eliminar a Turquía del programa sobre la creación de cazas multiusos avanzados F-35 de EE.UU. por la compra de parte de Ankara del sistema de defensa de misiles S-400 de Rusia, dijo el Secretario de Defensa Interino Patrick Shanahan.

La semana pasada, Shanahan se reunió con los jefes de Lockheed Martin y United Technologies Corporation para mantener una discusión detenida sobre las consecuencias de excluir a Turquía del programa F-35.

«Quiero planes herméticos que tengan un riesgo de ejecución cercano a cero para que podamos entregar perfectamente todos los otros F-35 a nuestros otros clientes», dijo. «Entonces, una parte de mí es pasar por una reunión con gente, mostrarme dónde está el riesgo. Hablemos sobre qué tipo de decisiones debemos tomar para mitigar ese riesgo. Pero al mismo tiempo, estaremos hablando con Turquía».

El jefe interino del Pentágono destacó que Turquía sigue siendo un socio estratégico de EE.UU., y señaló que las relaciones bilaterales son mejores que hace dos o cuatro meses «solo por la frecuencia de la comunicación».

Reiteró que la compra de Turquía del sistema S-400 resultaría en su exclusión del programa F-35. «Ahora, los S-400 y los F-35 no van juntos. Eso es un gran golpe».

El anterior portavoz del Pentágono, Eric Pahon, dijo a TASS que Washington consideraba que la compra del S-400 por parte de Turquía era un truco estratégico de Moscú destinado a abrir una brecha entre Ankara y sus aliados occidentales. Los Estados Unidos creen que la compra del S-400 representa una amenaza para la seguridad de su programa F-35.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo que Turquía podría cooperar con cualquier otro país si EE.UU. se niega a suministrar cazas F-35. Las noticias de la defensa informaron citando su fuente en las fuerzas armadas turcas que Ankara podría recurrir a Moscú en este caso.

En noviembre del 2016, surgieron informes de que Rusia y Turquía estaban negociando un acuerdo de suministro del sistema de misiles S-400. En septiembre del 2017, Moscú confirmó que el acuerdo había sido firmado, mientras que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que Turquía ya había transferido el pago anticipado. Estados Unidos está tratando activamente de paralizar los intentos de Turquía de comprar el S-400 de Rusia.

Fuente