Rusia pretende promover la cooperación con Irán, incluso en la esfera nuclear, a pesar del chantaje y la amenaza de las sanciones extraterritoriales de los Estados Unidos, dijo el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Ryabkov.

«Ninguna amenaza de nuevas sanciones detendrá nuestra cooperación legítima y mutuamente beneficiosa con Irán. Hemos estado viviendo bajo las sanciones contra Rusia de EE.UU. desde el 2012. Está claro que durante este período ha habido una seria adaptación a este truco ilegal por parte de los Estados Unidos», dijo Ryabkov.

Irán tiene una experiencia aún mayor sobre cómo vivir bajo las sanciones de Estados Unidos, señaló el viceministro de Relaciones Exteriores.

«Por lo tanto, percibimos con calma amenazas de este tipo, no sucumbimos al chantaje y expandiremos y desarrollaremos sistemáticamente nuestra cooperación con la República Islámica de Irán, incluso en el sector de la energía atómica, en pleno cumplimiento del derecho internacional y la legislación nacional. Nuestros países, independientemente de lo que emprendan los colegas de los Estados Unidos, se dan cuenta, como creen, de su derecho a la aplicación extraterritorial de su legislación nacional», subrayó Ryabkov.

Las declaraciones de Sergei Ryabkov siguen al anuncio del portavoz del Departamento de Estado de los EE.UU. el viernes de que Estados Unidos puede imponer sanciones contra los actores que prestan asistencia para expandir la central nuclear de Irán Bushehr a partir del 4 de mayo.

La administración de Trump amenazó a Irán con una serie de sanciones financieras y energéticas cada vez más severas en mayo del 2018, luego de que Washington se retiró unilateralmente del acuerdo nuclear de Irán. Estas incluían fuertes restricciones energéticas destinadas a reducir las exportaciones de petróleo de Irán «a cero» en un intento por paralizar la economía del país. China rechazó la presión de los Estados Unidos y prometió continuar con las importaciones. Otros países, incluidos Turquía, India y Corea del Sur, instaron a los Estados Unidos a reconsiderar su postura y renovar las exenciones.

Irán alcanzó un acuerdo con Rusia en la primera etapa del proyecto Bushehr, el Bushehr 1, en 1992. En el 2014, Rusia e Irán firmaron un acuerdo para construir el segundo y tercer reactores de la planta de Bushehr.

Fuente