El presidente venezolano, Nicolás Maduro, no debe confiar en nadie a su alrededor, especialmente en cubanos y rusos, dijo el enviado estadounidense al país caribeño, Eliott Abrams, que trata de plantar semillas de desconfianza en el Palacio Miraflores.

Abrams fue nombrado por el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para liderar el esfuerzo de derrocar a Maduro y reemplazarlo con el autoproclamado payaso.

El protegido estadounidense intentó el martes provocar una revuelta militar en el país, filmándose junto a una base militar en Caracas, con algunos hombres uniformados detrás de él, mientras hablaba, pero no pudo.

Como consecuencia, Abrams se unió al coro de altos funcionarios de los Estados Unidos y dijo al público que el gobierno de Maduro está a punto de caer.

Hablando en el canal de TV venezolano opositor US-VPItv, el enviado especial de Estados Unidos a Venezuela dijo que Guaidó estaba involucrado en negociaciones con altos comandantes militares a espaldas de Maduro, de quienes no estaba al tanto en la reunión. Eso es lo que dijo Abrams.

El diplomático trató de sembrar las semillas de la duda en el corazón de Maduro, si asistía a la entrevista.

“Maduro no puede confiar en su entorno, incluyendo a cualquiera que diga serle leal. Él no puede contar con eso. Especialmente los cubanos y los rusos «, dijo Abrams.

¿Estaba el enviado de los Estados Unidos diciendo la verdad? El registro de Abrams no es exactamente honorable. Incluso fue condenado en 1991 por mentir al Congreso sobre el asunto Irán-Contra, la operación de la CIA en la era Reagan para vender armas a Irán y usar dinero no registrado para enviar armas a los Contra en Nicaragua, pero recibió el indulto del presidente Bush padre.

Otras figuras primarias en el equipo de «Derroquen a Maduro» dieron declaraciones grandilocuentes similares a los medios de comunicación después del golpe de estado fallido, explicando que los días del «régimen» están contados.

El secretario de Estado y ex jefe de la CIA, Mike Pompeo, dijo que el presidente venezolano estaba a punto de huir del país el martes, pero que le dijeron que se quedara con los rusos, una historia que también contó Abrams en su entrevista. Moscú lo llamó «noticias falsas».

Y el asesor de seguridad nacional John Bolton afirmó que Maduro, con miedo, se escondía en un búnker militar por temor a su propia gente. Pero la realidad era diferente: Maduro estaba dando un discurso frente a una multitud de miles de seguidores en Caracas.

Fuente