Washington está utilizando a los separatistas kurdos en Siria para cumplir sus planes de una presencia a largo plazo allí, lo que socava los logros del formato de Astana, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia

El 3 de mayo, en la ciudad de Ayn Issa, algunos líderes kurdos respaldados por patrocinadores occidentales intentaron llevar a cabo un congreso de tribus y pueblos de Siria. Sin embargo, después de no lograr una amplia representación árabe, los organizadores del pseudo congreso se vieron obligados a rebajar su estatus a una conferencia, enfatizó el ministerio.

«Los Estados Unidos y sus aliados han estado llevando a cabo constantemente un curso hacia la solución de la crisis siria solo con el objetivo de asegurar su presencia a largo plazo en Siria», dijo el ministerio. Para este fin, utilizan  alos separatistas kurdos, que habían desempeñado un papel en la lucha contra el Estado Islámico (grupo terrorista, proscrito en Rusia) y ahora están tratando de establecer un cuasi estado en la orilla oriental del río Éufrates con la asistencia de los EE. UU., señaló.

«Este evento, que obviamente tiene como objetivo dividir al país, viola flagrantemente los principios declarados de la ONU de preservar la integridad territorial y la soberanía estatal de la República Árabe Siria, incluidos los estipulados en la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU», dijo el ministerio.

«Esto desencadena una nueva espiral de tensión y destruye esta frágil construcción, lo que hace posible lograr un acuerdo nacional en un estado sirio multinacional. El objetivo está claramente dirigido a socavar los esfuerzos de la comunidad internacional, la ONU y los estados garantes (Rusia, Irán, Turquía) del formato de Astana para resolver la crisis siria lo antes posible», según el comunicado.

Dado que la mayoría de los líderes de las tribus árabes del Éufrates del Este se oponen a la idea de celebrar el congreso, Washington asignó fondos significativos para sobornar a los delegados. Los organizadores reclutaron participantes en los campamentos de refugiados, incluido el campamento de Al Hol, «donde los presos hambrientos estaban listos para hacer todo lo posible por salvar sus vidas». Washington también usó el chantaje y la fuerza, señaló el ministerio.

Fuente