El decreto del gobierno ruso que introduce la identificación del usuario de mensajería por número de teléfono entra en vigencia a partir del domingo 5 de mayo. El primer ministro, Dmitry Medvedev, firmó un documento respectivo el 6 de noviembre del 2018.

Según el documento, los servicios de mensajería ahora tendrán que verificar los datos de registro a través de operadores móviles que están obligados a proporcionar información de suscriptores en un plazo de 20 minutos después de recibir una solicitud de un mensajero. En el caso de que un operador de telefonía móvil no proporcione información del usuario dentro del período de tiempo especificado o cite la falta de dicha información, la identificación se considerará inválida.

Los operadores móviles estarán obligados a incluir información sobre las aplicaciones que utilizan sus suscriptores en sus bases de datos, así como los códigos de identificación únicos de los usuarios. Además, los operadores móviles también deberán informar a la administración de los mensajeros dentro de las 24 horas en caso de que se resuelva el contrato con un usuario. Después de eso, el usuario tendrá que volver a identificarse en el servicio de mensajería.

El viceprimer ministro Maksim Akimov dijo anteriormente que no se espera que las nuevas reglas de identificación de usuarios de mensajería traigan problemas financieros para el sector de TI. El jefe de fiscalización de los  medios de Rusia, Alexander Zharov, enfatizó que las nuevas reglas facilitarían las actividades de investigación de las agencias de aplicación de la ley. Según Zharov, organizar la cooperación entre operadores móviles y servicios de mensajería no requerirá grandes recursos financieros.

Todos los operadores móviles (Beeline, MTS, Megafon y Tele2) entrevistados por TASS antes de la entrada en vigor del decreto del gobierno dijeron que están listos para cumplir con los nuevos requisitos.

El servicio de prensa de Megafon dijo que el decreto «canaliza en una dirección legal las relaciones existentes que prevén que los usuarios de mensajería se identifiquen por número de teléfono», lo que significa que nada cambiaría para los usuarios de esos servicios.

Por otro lado, el servicio de prensa de Vimpelcom (marca Beeline) se quejó de que el trabajo de identificación del usuario requiere la participación de los proveedores de servicios de telecomunicaciones y de los propios mensajeros, que muestran poco interés en la cooperación.

Fuente