Gracias al proceso de cambio, podemos atender con rapidez las demandas de la población ante desastres naturales en Bolivia, afirmó hoy el presidente Evo Morales, al entregar viviendas a damnificados por deslizamiento de tierra el 30 de abril.

Las precipitaciones de la última semana provocaron deslizamientos de tierra en la zona sur de la ciudad, dejando un saldo de 164 viviendas afectadas, de las cuales 68 colapsaron y 57 fueron desalojadas preventivamente a la espera de un informe geológico, en prevención de otros accidentes fatales, según datos de la Alcaldía paceña.

Morales destacó que la estabilidad económica en el país también permitió ayudar a Ecuador, Chile, Venezuela, Haití y Cuba cuando sufrieron daños por fenómenos naturales, como muestra de solidaridad entre los pueblos.

Instó a la población a construir viviendas en terrenos que, aunque sean lejos de la ciudad, tengan las condiciones necesarias para evitar hechos como el ocurrido el 30 de abril.

Por otra parte, Patricia Quijarro, representante de las 20 familias damnificadas que recibieron este lunes sus viviendas nuevas en el municipio Mecapaca, agradeció la respuesta rápida del Gobierno para darle un techo a quienes, como ella, perdieron todas sus pertenencias, y por la oportunidad de comenzar de nuevo.

El ministro de Defensa, Javier Zabaleta, precisó que la gestión de riesgo no solo es medida por la magnitud de un desastre y los daños ocasionados, sino también por la solidaridad y la respuesta del Gobierno para solucionarlos.

A juicio de Zabaleta, el Estado demostró con el deslizamiento de tierra en la zona sur de La Paz su eficiencia para responder ante esas situaciones, donde a pocos minutos del hecho, autoridades de Salud y de otras instancias gubernamentales acudieron al lugar para atender a los damnificados.

Los 20 inmuebles entregados fueron ejecutados por la Agencia Estatal de Viviendas con una inversión de más de 7,9 millones de dólares.

Fuente