CNN llevó el concepto de «noticias falsas» a un nivel completamente nuevo con un informe reciente sobre Venezuela, en el que afirmaba que los ciudadanos «eligieron» al golpista Juan Guaidó sobre el actual presidente Nicolás Maduro en las «elecciones» de enero.

En un informe sobre el mortal accidente del helicóptero militar venezolano del domingo, CNN escribió que «la presión aumenta» sobre Maduro para que renuncie «después de las elecciones en enero en las que los votantes eligieron al líder de la oposición Juan Guaidó para que lo eligiera como presidente».

Venezuela no celebró elecciones en enero, y Guaidó definitivamente no las ganó. Sin embargo, intentó tomar el poder de Maduro por la fuerza en enero con el respaldo de los Estados Unidos, y luego nuevamente en abril. Ambos intentos de golpe de Estado fracasaron y Maduro sigue siendo presidente con el apoyo de millones de venezolanos que aún lo respaldan. Pero los funcionarios estadounidenses han declarado a Guaidó, amigo de Washington, como el líder «legítimo» del país, por lo que evidentemente este ha sido un momento confuso para los intrépidos reporteros de la CNN.

El informe se corrigió finalmente el lunes después de publicarse el domingo por la tarde y permanecer sin fijar durante la noche. Ahora refleja el hecho de que Guaidó no fue elegido, sino que se declaró «presidente interino» en enero.

Una corrección agregada en la parte inferior de la pieza explica que la versión anterior había «descrito incorrectamente» la situación. ¿Elecciones? ¿Golpes militares? Realmente, ¿quién puede mantenerse al día en estos días?

Sorprendentemente, el informe fallido que inicialmente hacía referencia a estas misteriosas elecciones imaginarias, fue producto del trabajo de no menos de seis periodistas, dos cuyos nombres aparecen en la línea principal y cuatro más en la lista de colaboradores. La práctica normal vería que la pieza pasara junto a un par de editores también, antes de ser publicada. Eso es potencialmente ocho pares de ojos, y ninguno de ellos logró captar el error evidente.

Varios periodistas y usuarios de Twitter llamaron a los informes de la CNN como mentiras «descaradas», «vergonzosas» y «terribles».

Fuente