El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador afirmó hoy que el gobierno ya comenzó a caminar, al hacer un análisis de cómo marcha su administración en estos primeros seis meses de vida.

El mandatario dedicó gran parte de su conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional a ese tema y reiteró su simil de que el gobierno que recibió era un elefante echado en el piso, reumático, mañoso, y ya lograron pararlo y lo están empujando entre todos para que camine y lo están logrando.

La cuestión radica en que el gobierno que heredó no estaba diseñado para servirle al pueblo y beneficiarlo, sino que era un botín, un comité al servicio de una minoría, dominado por un grupo que lo tenía secuestrado, dedicado a permitir que se hicieran negocios jugosos al amparo del poder público, con una mentalidad de sacar provecho en lo personal y acabar con todo eso nos ha llevado tiempo.

En la intermediación, reiteró, se iba mucho dinero y no llegaba el apoyo financiero a la gente. Corregir esos vicios lleva tiempo, pero lo importante es que ya echamos a andar.

En cuanto a los programas sociales, explicó, todos están en marcha, unos más avanzados que otros, porque hubo que hacer censos casa por casa para identificar a los beneficiarios y entregar los apoyos de manera directa.

Informó que ya están resolviendo la carencia de sucursales bancarias y de otros mecanismos para hacer llegar directamente la ayuda monetaria y criticó que no existieran unidades bancarias en una gran parte del interior del país, al igual que la ausencia de internet y otras redes de comunicación en más del 65 por ciento del territorio nacional lo cual hace de México uno de los países más atrasados en ese sector.

Aseguró que hoy están recibiendo apoyo monetario 14 millones de ciudadanos pero la meta es que lo reciban 22 millones de compatriotas.

En la parte económica consideró que el país va bien, no se ha caído la recaudación, se cobran los impuestos y el saldo es 12 por ciento más que el año pasado para un total de un billón 400 mil pesos (más de 52 mil millones de dólares) contra un egreso de un billón 300 mil.

Por tanto, dijo, tenemos un colchón de cien mil millones (cinco mil 200 millones de dólares) que son ahorros y nos permite estar tranquilos y no endeudarnos, no va a haber déficit ni tendremos que pedir préstamos, aseguró.

Fuente