El ex abogado personal del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Michael Cohen, salió de su departamento en la ciudad de Nueva York el lunes para ir a una prisión federal en Otisville, Nueva York.

«Espero que cuando me reúna con mi familia y amigos, el país esté en un lugar sin xenofobia, injusticia y se ponga al frente de nuestro país. Todavía queda mucho por decir. Y espero con ansias el día que pueda compartir la verdad», dijo Cohen antes de irse.

Cohen cumplirá una condena de tres años por evasión de impuestos, haciendo declaraciones falsas a un banco y violaciones de financiamiento de campaña vinculadas a los pagos de dinero en secreto.