Los residentes de Murmansk rindieron homenaje a los pasajeros fallecidos del accidente del avión Sukhoi Superjet-100 ayer lunes.

«Es difícil hablar en este momento. Es un dolor terrible para todos nosotros», dijo el gobernador interino Andrei Chibis.

La gente se sorprendió de que la tragedia pudiera suceder en su pequeña ciudad, donde muchas personas se conocen entre sí.

Los 37 sobrevivientes fueron 33 pasajeros y cuatro miembros de la tripulación.

Según se informa, los investigadores están considerando varias explicaciones sobre la causa del incidente, entre las que se encuentran las calificaciones insuficientes de los pilotos, despachadores y personas que realizaron la inspección técnica de la placa, el mal funcionamiento de la aeronave y las condiciones climáticas adversas.

Aeroflot confirmó en su sitio web que el vuelo SU1492 de Moscú a Murmansk «sufrió un incendio en el motor al aterrizar después de ser obligado a regresar al Aeropuerto Internacional Sheremetyevo debido a razones técnicas». Su equipo de respuesta a crisis ha sido activado, según la misma publicación en línea.