El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió hoy el Plan Nacional de Desarrollo frente al Plan Mérida con Estados Unidos, cuya base para enfrentar la migración y la violencia, es militar.

En su habitual conferencia de prensa matutina el mandatario insistió en que México no quiere la iniciativa Mérida con el gobierno anterior, queremos el plan nuestro, que excluye el aspecto militar, no helicópteros artillados, no recursos para otro tipo de apoyos militares, queremos producción y trabajo, sí a un plan de desarrollo, esa es la propuesta, ratificó.

A una pregunta de si Estados Unidos la aceptaba, López Obrador respondió que avanzaban en las negociaciones, y recordó que hace unos meses hubo un ofrecimiento de la Casa Blanca de que iban a invertir cuatro mil millones de dólares en México y cinco mil millones en Centroamérica para eliminar las causas del éxodo migratorio.

‘Yo tomé nota de eso, por ahí tengo el informe, eso es lo que queremos, más de lo que nosotros estamos destinando al desarrollo. Esa es la salida a la crisis por la migración, la cooperación para el desarrollo, no cooperación militar, no cooperación para el uso de la fuerza, esto tiene que ver más con crear empleo y oportunidades que tener aviones militares o helicópteros artillados, es otra cosa, otro enfoque y ellos ya lo están entendiendo’, indicó.

¿Para qué los helicópteros si no hay trabajo?, se preguntó, ¿para qué armas si se dejan a los jóvenes en manos de la delincuencia? A nosotros nos importa el enfoque del desarrollo, el trabajo, la atención a los jóvenes, reafirmó el gobernante.

Tampoco aceptó algún tipo de asesoramiento militar pues, dijo, la Guardia Nacional y el Ejército tienen fuerzas para enfrentar la capacitación. Por lo demás es un asunto de cuidar que en las tareas de seguridad pública no se violen derechos humanos, y que el uso de la fuerza sea moderado, controlado, y eso tiene un plan en el Ejército y en la Marina.

Reveló que precisamente la reunión de hoy del gabinete de seguridad trató sobre los temas migratorios, y entre estos lo primero fue el impulso al desarrollo y al plan integral del sureste mexicano y de los países centroamericanos, y se comprometió a presentarlo a los periodistas.

Para nosotros atender los flujos migratorios depende de impulsar el desarrollo y la creación de empleo en Centroamérica y en México. Es lo central de lo contrario no avanzamos porque la gente migra por necesidad no por gusto y queremos que la migración sea opcional, no forzosa, y si se invierte en actividades productivas vamos a resolver el problema.

Reiteró que el tema ya no se está tratando solamente con Centroamérica, sino con otros países también porque el problema se ha generalizado y queremos tener muy buena relación con los gobiernos de otras partes del mundo, estamos buscando más contactos y eso se trató en el gabinete de hoy y la Cepal está ayudando a ese plan.

Fuente