Una fuerte presencia militar se vio en las calles de Kabul el miércoles por la mañana, después de que los terroristas talibanes atacaran las oficinas de la ONG ‘Counterpart International’ con sede en los Estados Unidos.

El humo ondeaba sobre los edificios, mientras se desplegaban los trabajadores de emergencia y las fuerzas de seguridad en el lugar de la explosión.

Según el ministerio de salud, nueve personas resultaron heridas y hospitalizadas.

Un portavoz talibán dijo que el grupo apuntó a ‘Counterpart International’ por estar involucrado en actividades dañinas de Occidente, según los informes.