Al menos siete presos murieron y más de 20 resultaron heridos en un disturbio que estalló en la prisión de Pavon en las afueras de la ciudad de Guatemala  ayer martes.

Según informes, los disturbios fueron provocados por una pelea entre dos reclusos que se encontraban en un estado de intoxicación.

Los disturbios llevaron a un asedio que duró varias horas, lo que provocó el despliegue de alrededor de 1.500 policías antidisturbios.

«Hasta ahora, el conteo es de siete personas muertas que permanecen sin identificar. En este momento estamos atravesando el proceso de retiro de los cadáveres», dijo Pablo Castillo, vocero de la Policía Nacional Civil.

«También se informó que doce personas tenían lesiones por arma de fuego. En el recuento final, la identificación de los fallecidos la llevará a cabo el instituto nacional de medicina legal, dado que las autoridades de la prisión no pudieron confirmar sus identidades», agregó.