China revalidó hoy su llamado a respetar los principios básicos de la Carta de la ONU en cualquier iniciativa para solucionar la situación de Venezuela, al recalcar que los asuntos internos le corresponden a su gobierno y pueblo.

Geng Shuang, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, remarcó en rueda de prensa que su país siempre defendió instrumentar allí el diálogo político, enmarcado en la Constitución y libre de sanciones e interferencia foránea.

Según explicó, China tomó nota de la tercera reunión en Costa Rica del denominado Grupo de Contacto para Venezuela y comparte consenso con varias partes sobre la búsqueda de una solución mediante las negociaciones inclusivas.

‘Todos se oponen a la intervención militar extranjera en Venezuela y se manifiestan en contra de ver afectada la paz y la estabilidad en la región’, indicó.

El portavoz de la Cancillería aseguró que China está dispuesta a fortalecer la comunicación con la comunidad internacional, incluida la Unión Europea, y desempeñar conjuntamente un papel constructivo mientras se explora una salida política al tema que beneficie al pueblo.

La nación asiática mantiene firme su apoyo a los esfuerzos del presidente constitucional, Nicolás Maduro, para salvaguardar la soberanía nacional, la independencia y la estabilidad de su territorio tras el intento de golpe de estado promovido por Estados Unidos, al reconocer la autoproclamación ilegítima del diputado Juan Guaidó como mandatario interino.

Ratificó que mantendrá invariable la cooperación con Caracas, rechazó una intervención militar y exhortó a la comunidad internacional a propiciar las condiciones necesarias para evitar una agresión.

También expresó oposición a las sanciones unilaterales de Estados Unidos contra la estatal empresa Petróleos de Venezuela, reiteró que ese acto solo complicará más la situación allí y llamó al país norteamericano a responsabilizarse por las consecuencias que podría desencadenar, sobre todo, el deterioro de las condiciones de vida del pueblo.

Fuente