Ayer martes se realizó una manifestación en Varsovia para protestar por el arresto de una mujer que tenía carteles con una imagen de la Virgen María con su aureola pintada con los colores de la bandera del arco iris, que frecuentemente se ve como un símbolo de la minoría LGBT.

La mujer fue arrestada el lunes en la ciudad polaca de Plock. Al parecer, ella colocó los carteles en la ciudad y tuvo varios otros en su casa. El cartel mostraba la llamada Madonna Negra de Czestochowa, un ícono bizantino y una de las obras de arte católicas más veneradas en Polonia.

Los manifestantes tomaron la calle de Varsovia con copias de los carteles, protestando por la censura y la decisión de arrestar a la mujer.

Según la ley polaca, ofender el sentimiento religioso es un delito y la mujer podría enfrentar hasta dos años de prisión.