El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, realizó una visita sorpresa a Bagdad el martes, donde se reunió para conversar con el presidente iraquí, Barham Salih.

Pompeo hizo la visita después de un cambio de horario de última hora, ya que debía reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín ese día. Según informes, Pompeo dijo a los reporteros que la visita a Irak debía demostrar el apoyo de Estados Unidos a Irak.

La visita se produjo en medio de crecientes tensiones con Irán. Washington anunció el domingo el despliegue del portaaviones USS Abraham Lincoln en la región, que según los informes los funcionarios afirmaron fue en respuesta a las amenazas iraníes a las fuerzas estadounidenses. El miércoles, Teherán anunció un retiro parcial del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) o del acuerdo nuclear de Irán.