La tarde del 7 de mayo, todos los contraataques lanzados por los terroristas de Hayat Tahrir al-Sham y sus aliados en el noroeste de Hama habían sido repelidos por el Ejército Árabe Sirio y sus aliados. De este modo, las tropas progubernamentales mantuvieron todas las posiciones, que habían liberado durante un rápido ataque el 6 de mayo.

A pesar de esto, el Ejército Árabe Sirio no ha podido desarrollar su éxito inicial y seguir avanzando en el área controlada por los extremistas. Un intento de avanzar en la dirección de Kafr Nabuda ha sido rechazado por los extremistas hasta ahora.

Si el Ejército Árabe Sirio y sus aliados no emprenden acciones importantes ofensivas en el futuro más cercano, la línea de frente en esta área se volvería a estabilizar una vez más y la situación volvería a tener una calma relativa con duelos constantes de artillería.

Fuente