A pesar de la amenaza de guerra que se cierne sobre Trípoli, la capital libia, un grupo de entusiastas mostró cómo mantienen vivas sus pasiones durante las largas noches de Ramadán el jueves.

Cientos de jóvenes amantes de los autos se reunieron para presenciar a sus amigos realizando maniobras de ‘burnouts’, ‘donuts’ y ‘drift’.

Un grupo de petrolheads muestra que sus motores arden tanto que pueden encender los cigarrillos de los gases de escape.

Cinco semanas de enfrentamientos en las afueras de Trípoli entre fuerzas leales al Ejército Nacional Libio con sede en el este y el Gobierno del Acuerdo Nacional han provocado un estancamiento en terreno, causando al menos 432 muertos y 55.000 desplazados, según a las Naciones Unidas.