Chelsea Manning, fue liberada de la cárcel de Virginia, donde la mantuvieron durante los últimos dos meses por su negativa a declarar ante un gran jurado sobre WikiLeaks y su fundador, Julián Assange.

Después de ser liberada de la cárcel, Chelsea Manning subió un video por primera vez en 10 meses y publicó en Twitter que está «de nuevo en línea … pero aún hay una larga lucha por delante».

Comenzó su discurso señalando que se opone a los grandes jurados «como un principio general».

«Los fiscales dirigen a grandes jurados a puerta cerrada, y es secreto sin la presencia de un juez. Por lo tanto, me negué a responder cualquier pregunta. Basándome en mi negativa a responder preguntas, el juez de la corte de distrito Hilton me ordenó que me mantuviera en desacato hasta que finalizó el gran jurado. Ayer el gran jurado expiró y dejé el Centro de Detención Alexandria”, dijo en el video.

Luego, cambió a compartir con el público sus sentimientos con respecto al apoyo, “una increíble primavera de solidaridad y amor”, que recibió mientras estuvo en prisión.

“Recibí miles de cartas, incluyendo docenas a cientos de ellas por día. Esto significa el mundo para mí, y me mantiene en movimiento», dijo.

También comentó que debido a su estado de salud vulnerable posterior a la cirugía, experimentó problemas adicionales al estar en detención y «ahora está buscando tratamiento» por complicaciones.

“Las cárceles y prisiones existen como una mancha oscura en nuestra sociedad, con más personas confinadas en los Estados Unidos que en cualquier otra parte del mundo. Durante mi tiempo pasé 28 días en régimen de aislamiento. Una experiencia traumática que ya soporté durante un año en prisión antes«, dijo.

También señaló que la ley «exige que el desacato civil solo se use para obligar a los testigos a declarar» y que «no puede ser coaccionada» el desacato fue «un castigo adicional además de los siete años» que ya ha cumplido.

Luego, recordó una declaración que escribió la semana pasada, donde destacó que «nunca aceptará declarar ante este o cualquier otro gran jurado».

“Varios de mis amigos y colegas más cercanos de la familia apoyaron este hecho. Nuestras declaraciones fueron presentadas ante el tribunal. El gobierno sabe que no puedo ser coaccionada».

Al comentar sobre su próxima visita a la corte el 16 de mayo, reafirmó la declaración anterior.

“Cuando llegue al juzgado, este jueves próximo, lo que sucedió la última vez volverá a ocurrir. No cooperaré con este ni con ningún otro gran jurado. A lo largo de la última década, he aceptado la responsabilidad total por mis acciones en el 2010. Al enfrentar la cárcel nuevamente esta semana no cambia este hecho. Los fiscales me colocaron deliberadamente en una situación imposible: o voy a la cárcel o le doy la espalda a los principios que tengo. La verdad es que el gobierno no puede construir una prisión peor que traicionar mi propia conciencia y mis principios. Gracias y buenas noches”, concluyó Manning.

Chelsea Manning regresará a los tribunales el 16 de mayo, tratando de convencer a un nuevo gran jurado de lo que no pudo demostrarle al último: que no puede ser obligada a cooperar, ya que discrepa fundamentalmente con el concepto de un gran jurado. Dice que el jurado usa testimonios de activistas contra ellos.

Manning fue detenido anteriormente durante siete años, desde 2010 hasta 2017, por haber robado documentos secretos de Estados Unidos que prueban que los militares estadounidenses cometieron, y cubrieron, crímenes de guerra en Irak y Afganistán. Los publicó a través de WikiLeaks, el sitio web de fugas de documentos fundado por Julián Assange, sobre el cual el gran jurado actualmente busca el testimonio de Manning.

Fuente