Los manifestantes de la oposición lanzaron cócteles Molotov en la sede del gobierno de Albania el sábado, mientras que la policía respondió con gases lacrimógenos. La adhesión del país balcánico a la UE se decidirá en menos de dos meses.

En la capital, Tirana, había al menos 1.500 agentes que custodiaban la oficina del gobierno, cuya entrada había sido reforzada con placas de acero. La policía inicialmente intentó ignorar las provocaciones, pero cuando la multitud empleaba botellas incendiarias y bombas de humo, no se podía evitar una respuesta violenta.

Basha y su Partido Demócrata abandonaron el Parlamento en febrero, acusando a las autoridades albanesas de fraude en las elecciones de 2017.

Desde entonces, la oposición ha estado organizando protestas, exigiendo la renuncia del Primer Ministro Edi Rama y un gobierno de transición que garantizaría la formación de un voto libre y justo.

El Partido Demócrata ya anunció que boicotearán las elecciones locales, que están programadas para el 30 de junio. Rama, quien se niega a renunciar, insistió en que la votación se realizará sin la oposición.

La UE y los Estados Unidos han respaldado a Rama como el primer ministro legítimo y han pedido a la oposición que se abstenga de la violencia durante las protestas y que regrese al parlamento.

Faltan menos de dos meses para que los estados miembros de la Unión Europea decidan si Albania y el norte de Macedonia son aptos para que comiencen las conversaciones para que se unan al bloque.Fuente