Médicos y maestros regresaron a las calles de la capital hondureña de Tegucigalpa el martes por tercera semana consecutiva para protestar por las reformas planeadas del sistema de salud y educación.

El grupo marchó en la autopista hacia la ciudad por millares con pancartas y coreando consignas que criticaban al gobierno.

Las protestas comenzaron cuando el Congreso hondureño aprobó dos proyectos de ley para reformar los ministerios de salud y educación. Los doctores y los docentes inmediatamente se declararon en huelga, alegando que la reestructuración era el primer paso hacia la privatización.