La policía y los agentes venezolanos del Servicio Bolivariano de Inteligencia rodearon ayer martes las oficinas de la Asamblea Nacional en desacato, tomada por la oposición, en Caracas, tras los informes de un supuesto dispositivo explosivo.

A los legisladores y empleados no se les permitió entrar al edificio, mientras que en su cuenta oficial de Twitter, la Asamblea Nacional denunció el bloqueo como un intento de obtener el control del edificio.

«Hoy intentan secuestrar el palacio, claramente notamos que es un intento de cerrar el Palacio Legislativo Federal», decía el tweet.

Guaidó, tuiteó: «Él [Nicolás Maduro] cree que el poder está en los edificios, en los cajones, en un montón de llaves. El poder que una vez tuvieron, lo perdieron cuando perdieron a la gente. Y esta AN (Asamblea Nacional-en desacato) fue elegida por el pueblo y defenderá su legitimidad».