Cientos de personas protestaron contra la construcción de una catedral ortodoxa en un parque en Ekaterimburgo, el martes.

Según informes, cuatro personas fueron detenidas cuando intentaban escabullirse por la cerca que rodeaba el sitio de construcción. Anteriormente, los manifestantes intentaron romper la barrera y lanzaron parte de ella al río.

Los manifestantes exigen la conservación del parque y los espacios verdes en la ciudad central de Rusia. El martes fue el segundo día de protestas en una larga disputa sobre la iglesia planeada.

La catedral de Santa Catalina se completará en el 2023 a tiempo para el 300 aniversario de la fundación de Ekaterimburgo.

Yevgeny Kuivashev, gobernador de la región de Sverdlovsk, respondió a las recientes protestas en su cuenta de Instagram.

«En esta situación, uno puede entender a los creyentes, para quienes la restauración de la Catedral de Santa Catalina en la ciudad es un asunto que se plantea de año en año y que aún debe resolverse. También se puede entender a los manifestantes, para quienes es importante preservar cada árbol verde en el centro de Ekaterimburgo».

Llamó a un diálogo entre la iglesia y los manifestantes y los invitó a conversar.