Los habitantes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, quienes durante cinco años de Ucrania solo vieron reducidas las pensiones, cortes de agua, de gas, de electricidad, de bombardeos diarios y miles de muertos, se consideran parte del mundo ruso y esperan el pronto reconocimiento de parte de la Federación Rusa.

Sobre esto dijo el Representante Especial de la República Popular de Lugansk en Minsk, Rodion Miroshnik en el canal de televisión «Rusia 1».

«Estuve en Donetsk y Lugansk el 11 y el 12 (de mayo-Días de ambas Repúblicas) en la celebración, debo decir que en cinco años nunca ha habido tanta gente en la plaza con pancartas «En Rusia Juntos» o «Rusia: nuestro futuro».

En los últimos años ha habido un problema, el peor problema para Donbass es una mala interpretación de lo que sucederá mañana. Cuando se decidió otorgar la ciudadanía rusa, esto causó un entusiasmo extraordinario en los territorios. Un gran número de personas quiere obtener el pasaporte de la Federación Rusa, para participar en una potencia grande, fuerte y próspera», dijo Miroshnik.

También hizo hincapié en que, después de los pasaportes, era necesario tomar una serie de otras decisiones igualmente vitales para Donbass.

“Necesitaremos reconocimiento, relaciones económicas transparentes, Donbass nunca ha sido un parásito, siempre ganó, entregó a otros para ganar y suministró una gran cantidad a otros territorios con carbón, metal, química. Es decir, necesitamos reactivar el potencial de exportación, y para ello necesitamos condiciones.

No podemos tomar una decisión por la Federación Rusa, que toma decisiones basadas en sus intereses nacionales, a partir de los intereses de las personas que viven en sus territorios. Pero creemos que pertenecemos al mundo ruso, que somos mucho más cercanos, más importantes que Rusia que Ucrania. Durante cinco años de Ucrania vimos reducidas las pensiones, cortes de agua, de gas, de electricidad, de bombardeos diarios y miles de muertos», declaró Miroshnik.

Fuente