La declaración se produce después de que Estados Unidos desplegara un grupo de ataque de portaaviones y un grupo especial de bombarderos en el Golfo Pérsico la semana pasada, con el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton afirmando que cualquier ataque a los intereses de los Estados Unidos o sus aliados se enfrentaría con «fuerza implacable».

El senador republicano de Arkansas, Thomas Cotton, dijo el miércoles que Estados Unidos puede ganar una guerra contra Irán con «dos ataques». Al responder la pregunta sobre un posible conflicto, el legislador no dudó en responder afirmativamente.

«Dos golpes, el primer golpe y el último golpe», afirmó Cotton. «Bueno, si Irán se lanzó militarmente contra los Estados Unidos o contra nuestros aliados en la región, entonces ciertamente esperaría una respuesta devastadora».

El senador subrayó, sin embargo, que no estaba defendiendo una acción militar contra la República Islámica, sino que simplemente estaba explicando qué haría Washington si el conflicto se intensificaba.

Las relaciones entre los dos países han estado en una espiral descendente. Los Estados Unidos enviaron recientemente un grupo de ataque de portaaviones cerca de las fronteras de Irán, y los informes sugieren que el Pentágono planeaba enviar hasta 120,000 soldados a la región para frenar a Teherán.

Mientras tanto, la República Islámica ha suspendido algunas de sus obligaciones en virtud del acuerdo nuclear de 2015, anunciando el movimiento precisamente un año después de la decisión de Washington de retirarse del acuerdo y volver a introducir sanciones unilaterales contra Irán.

Fuente