El mes pasado, el explorador submarino estadounidense Victor Vescovo estableció un nuevo récord para la inmersión más profunda de la historia, descendiendo alrededor de 35,853 pies en el extremo sur de la Fosa de Mariana del Océano Pacífico. Regresó a la superficie con la sombría noticia de que en las profundidades más profundas del mar se encuentra la basura de plástico hecha por el hombre.

«Es casi indescriptible lo emocionados que estamos todos por lograr lo que acabamos de lograr», dijo Vescovo a la BBC. «Este submarino y su nave madre, junto con su extraordinariamente talentoso equipo de expedición, llevaron la tecnología marina a un nivel ridículamente más alto al bucear, rápida y repetidamente, en la zona más profunda y áspera del océano».

El explorador estadounidense rompió los récords anteriores en una pequeña embarcación llamada DSV Limit Factor y fabricada para contrarrestar la presión extrema. El récord anterior, 35,787 pies debajo de la superficie, fue establecido por el director de «Titanic» James Cameron en 2012.

Una vez que Vescovo alcanzó el fondo del Challenger Deep, que es el punto más profundo conocido en el fondo marino de la Tierra, exploró el lecho marino durante cuatro horas, donde encontró presumiblemente nuevas especies de crustáceos llamados anfípodos, un gusano de cuchara y un pez caracol rosado. Sin embargo, Vescovo también hizo descubrimientos mucho menos emocionantes: bolsas de plástico y envoltorios de dulces.

«Fue muy decepcionante ver la contaminación humana obvia en el punto más profundo del océano», dijo Vescovo recientemente a Reuters.

«Es solo una consecuencia desafortunada de los miles de millones de personas en la Tierra y todo lo que consumimos», agregó.

Según Vescovo, los científicos planean evaluar algunas de las criaturas descubiertas durante la expedición para comprobar si contienen microplásticos.

Según las Naciones Unidas, más de 8,3 mil millones de toneladas de plástico se han producido en todo el mundo desde principios de los años cincuenta. Alrededor del 60% de todo el plástico termina en el medio ambiente o en vertederos. Se estima que un mínimo de 8 millones de toneladas de plástico se encuentra en el océano mundial anualmente.

Un nuevo estudio publicado el martes en la revista Nature revela que la contaminación plástica causa más de $ 13 mil millones en daños a los ecosistemas marinos cada año. Además, los químicos que se filtran de los desechos plásticos afectan el crecimiento, la fotosíntesis y la producción de oxígeno de Prochlorococcus, una bacteria marina que produce algo del oxígeno que respiramos.

«Estos pequeños microorganismos son críticos para la red alimenticia marina, contribuyen al ciclo del carbono y se cree que son responsables de hasta el 10% de la producción total de oxígeno global», dijo la coautora Lisa Moore a Science Daily.

Fuente