El activista por los derechos civiles, Reverendo Jessie Jackson, llegó ayer miércoles a las afueras de la embajada venezolana en Washington DC, para entregar suministros de alimentos a los cuatro activistas restantes que ocupan el edificio.

El Reverendo Jackson, acto seguido, sugirió informar que las autoridades cortaron el agua en la embajada y también impidieron la entrega de alimentos y suministros médicos.

Las imágenes del exterior de la embajada muestran a los activistas sobresaliendo por las ventanas y bajando una canasta con el uso de una cuerda. Después de haberlo llenado de sustento, los activistas lo levantan nuevamente. En total, los activistas habrían recibido cuatro canastas con provisiones de alimentos.

«Permanezcamos no violentos y concentrados. No nos involucremos en la violencia, ni siquiera en la retórica de la violencia. Nuestra misión es unir a los bandos, no ampliar la guerra», dijo el reverendo Jackson.

Se produjeron escaramuzas menores cuando un manifestante pro-Guaido intentó agarrar las cuerdas de la canasta de las manos de Jackson para evitar que entregara la mercancía. Los agentes de policía intervinieron rápidamente y separaron los bandos.

Los activistas han estado ocupando la embajada desde el 24 de abril como un intento de evitar que Estados Unidos entregue la embajada a los representantes de Guaidó.

Etiquetas: ; ;