La turba furiosa de expatriados venezolanos que cercaron a la Embajada de Venezuela en Washington, DC, a principios de este mes, estaba compuesta por numerosas figuras con estrechos vínculos con las estructuras internas del imperio de los Estados Unidos y que se beneficiarían financieramente del golpe de estado en Venezuela, informaron periodistas de investigación a Sputnik el viernes.

Durante las tres semanas del cerco al Colectivo de Protección de la Embajada por parte de las fuerzas de la oposición, se documentaron numerosos casos de hostigamiento y violencia, incluidos comentarios intolerantes e insultos, luchas físicas y el uso de herramientas como luces de buceo, punteros láser y bocinas de aire y acosar e intimidar a los activistas anti bélicos.

A medida que los periodistas comenzaron a analizar sus imágenes, también comenzaron a preguntarse: ¿quiénes son estas personas que forman la oposición venezolana?

La lucha en la embajada, en el histórico distrito de Georgetown de Washington, DC, fue esencialmente una extensión de la lucha dentro de Venezuela. Desde el 23 de enero, Juan Guaidó presume que es el presidente interino de Venezuela, cargo que Estados Unidos y otras 50 naciones reconocen que ocupa, pero que no tiene ningún significado en el terreno en Caracas, donde Guaidó tiene relativamente pocos seguidores. Incluso a nivel internacional, las tres cuartas partes de los países del mundo, así como las instituciones internacionales clave como las Naciones Unidas y el Fondo Monetario Internacional, continúan reconociendo al presidente venezolano Nicolás Maduro, quien fue reelegido para un segundo mandato en mayo de 2018.

Jeb Sprague, profesor de la Universidad de Virginia y autor del próximo libro «Globalizando el Caribe: Cambio social en la economía política y la clase capitalista transnacional», se unió al periodista Alexander Rubinstein de MintPress News, que estaba integrado con el Colectivo de Protección de la Embajada dentro de esta durante casi un mes, incluso durante el período de dos semanas del cerco, desde el 30 de abril hasta el 13 de mayo, para investigar la identidad de las personas en el video.

Su informe, titulado «¿Quién está detrás de la multitud pro-Guaidó que asedia la Embajada de Venezuela en (Washington) DC?» se publicó el jueves, apenas unas horas antes de que la policía de Estados Unidos irrumpiera en las instalaciones y arrestara a los activistas. Sprague habló sobre sus hallazgos el viernes con By Any Means Necessary de Radio Sputnik.


«Aquí está Nica Lenin, el tipo que gritó ayer una serie de insultos racistas a los protectores de la embajada».

El Colectivo de Protección de la Embajada se formó el 10 de abril por activistas en contra de la guerra en los Estados Unidos que se opusieron al intento de golpe de Estado de Washington en Venezuela y que vieron la inminente entrega de la embajada vacía a la comitiva de Guaidó como una provocación importante que podría llevar a la guerra. Con el permiso del gobierno de Maduro y armados con tratados internacionales que reconocen el estatus legalmente inviolable de la embajada, los activistas establecieron una tienda en la instalación, donde pronto fueron atacados por manifestantes pro Guaidó que intentaban asaltar a la embajada o hacerlos pasar de hambre para expulsar al colectivo.


«Mi experiencia hasta ahora con la oposición venezolana ha sido el abuso y el odio. Este tipo y sus amigos comenzaron a llamarme «puta de mierda». Estaba de pie junto a otros periodistas observando la protesta. Nunca harás que la gente a tu lado hable así».

«Al comienzo de su asedio, su primera o dos semanas, fueron muy, extremadamente homofóbicos, racistas; es decir, no tienen que confiar en mi palabra, pueden buscar en Twitter, en nuestro artículo y todos los enlaces a todos, ya sabes, solo son grabados en video, una y otra vez, gritando todo esto», dijo Sprague.

«Pero lo que descubrimos es que tienen una especie de estrategas de relaciones públicas/mercadotecnia, personas que llegaron después de ese período inicial y realmente trataron de alterar la forma en que la gente percibía a esa turba…y por eso tenían medios de comunicación como el New York Times, Vice Magazine…vinieron. Entonces, cuando iban al asedio, estaban estas personas que fueron levantadas por la turba para que fueran entrevistadas».


«Usen todas las banderas de arco iris que gusten, pero la oposición todavía me ha llamado sucia y mariquita más veces que la última semana que al menos en los últimos dos años».
«Después de ser expuesta a la homofobia, la misoginia y el racismo en cámara, la oposición de la derecha está en la misión para limpiar su imagen vil».

Sprague dijo que una mujer que se convirtió en la «niña del cartel de la turba pro Guaidó», Dilianna C. Bustillos, «en realidad es una alta directiva de Oracle, que es una de las compañías más grandes del mundo, una empresa de tecnología que trabaja con empresas de defensa y gana un ingreso anual de $ 40 mil millones al año. Ella es una alta directiva allí. Anteriormente fue voluntaria en Visión Democrática, que es un grupo pro oposición que está conectado con muchas de las personas que trabajan con Juan Guaidó en (Washington) DC».

Señaló que muchas de las figuras que identificaron estaban conectadas a una serie de reuniones en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), un grupo de expertos estadounidense en Washington, DC, donde personalidades pro-Guaido y funcionarios del gobierno en la sombra ayudaron a planear una invasión estadounidense contra Venezuela.


Personaje de la oposición pro-Guaidó: Moisés Rendón trabaja para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un tanque pensador halconista respaldado por la OTAN, contratistas de defensa y las monarquías del Golfo. Tenga en cuenta que los lunares en su cara y cuello coinciden.

«Ellos comenzaron este sitio web llamado ‘Pregúntale a un venezolano’, y así, constantemente en Twitter hay un mantra como esta. Están diciendo «Pregunte a un verdadero venezolano», «pregunte a un venezolano». Y así, comenzamos una cosa llamada «Pregúntale a un venezolano de clase alta»; cuando investigamos quiénes son, como la mujer que fundó ese grupo ‘Pregúntele a un venezolano’, tiene una compañía de $4 millones al año y había publicado tweets para apoyar a las guarimbas, que eran estas protestas realmente violentas, llamando a los infantes de marina estadounidenses para que desembarcaran en Venezuela», dijo Sprague a los anfitriones Eugene Puryear y Bob Schlehuber.

«Y luego comenzamos a observar a más personas que estaban en las protestas, y encontramos a un tipo que era jefe arquitecto en Raytheon, una compañía de armas. Fue como, cada vez que miramos a una persona, sus antecedentes en (Washington) DC-dos personas que trabajaron para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, uno que ha estado trabajando para el Banco Mundial, otro para el Banco Interamericano de Desarrollo: ese tipo realmente fue sorprendido gritando muchos epítetos racistas y sexistas».


«Amante de maestro de escuela o simplemente un gran matón @MarlonEcorrea ha estado intimidando, abusando verbalmente y atacando a los protectores de la paz desde el martes. ¿No tienes papeles para calificar?»

«Uno de los sujetos más interesantes, César Caminero, lo documentamos como si estuviera allí, y cuando encontré su página de LinkedIn, esta decía que trabaja para esta compañía tecnológica y que trabaja para el [Departamento de Defensa de los EE.UU.], y se jacta en su LinkedIn de que tiene esta autorización secreta activa», dijo Sprague. «Y hay otro tipo que estaba haciendo trabajo de tecnología para la inteligencia de los EE.UU., así que fue simplemente fascinante que pudiéramos ver solo, una tras otra, personas con las que trabajaban como, en una institución financiera internacional, un contratista de orientación militar o un tanque pensante halconista financiado por las [monarquías] del Golfo y grandes compañías de armas».

«Descubrimos que hay una base integrada de estos miembros de élite, profesionales de la diáspora, que básicamente abogan por el cambio de régimen y la escalada de conflictos donde realmente pueden ganar o beneficiarse a través de la intervención de Estados Unidos», dijo Sprague.

De hecho, el propio Guaidó es un ex alumno de la Universidad George Washington, ubicada en el vecindario Foggy Bottom de Washington, DC.

«Incluso si los defensores de la embajada fueron expulsados, creo que todavía fue una victoria mostrar realmente los crímenes del gobierno de Trump y mostrar cuán violentas son estas personas con las que trabajan», dijo Sprague.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;