Dos agentes de policía llegaron a la embajada ecuatoriana en Londres el lunes, donde el fundador de WikiLeaks, Julián Assange, permaneció casi siete años, pero se fue sin entrar al local.

La policía se acercó a la embajada, mientras los manifestantes que estaban reunidos allí gritaban «vergüenza».

Según los informes, la oficina de la procuradora general de Ecuador, Diana Salazar, informó al abogado de Assange, Carlos Poveda, que las pertenencias del fundador de WikiLeaks, como computadoras, teléfonos móviles, tarjetas de memoria y otros dispositivos electrónicos, serán confiscadas y enviadas a los Estados Unidos como parte de la respuesta del Ecuador a la solicitud judicial del Departamento de Justicia.

Assange fue arrestado por la policía británica el 11 de abril del 2019 después de que Ecuador revocó oficialmente su estado de asilo y permitió que la policía del Reino Unido lo escoltara de la embajada y lo pusiera bajo custodia.

El fundador de WikiLeaks fue condenado a 50 semanas de prisión por un tribunal de Londres por violar las condiciones de la fianza después de pasar siete años en la Embajada de Ecuador.

Etiquetas: ; ;