Las células terroristas de ISIS quemaron cientos de hectáreas de tierras agrícolas en el norte y oeste de Irak, principalmente en Khanaqin, Makhmur y Tikrit, durante las últimas semanas.

Las fuentes de Irak revelaron que estas operaciones de sabotaje eran un castigo para los agricultores locales, que se habían negado a pagar Zakat (un impuesto islámico) al grupo terrorista.

«Los extremistas comenzaron a cobrar los derechos de los pueblos de Makhmur, pidiéndoles a los propietarios de los recolectores $5.000 e imponiendo un Zakat de entre el 15 y el 20% sobre los cultivos. Los agricultores perdieron siete meses de esfuerzos, que fueron consumidos por el fuego por negarse a pagar los derechos», dijo un funcionario de seguridad iraquí al comentar sobre un reciente incendio que devastó decenas de acers de trigo y cebada en Makhmur.

Al principio, se pensó que los terroristas de ISIS simplemente estaban usando combustible para prender fuego a los cultivos. Sin embargo, TØM CΛT, una cuenta de twitter que observa la situación de seguridad en Irak, publicó fotos el 18 de mayo que mostraban dispositivos improvisados ​​nunca antes vistos utilizados por los grupos terroristas para iniciar los incendios.

El dispositivo, que podría describirse como un dispositivo incendiario e improvisado controlado por control remoto (RC IID), está construido alrededor de un simple teléfono móvil Nokia 1280. Los terroristas conectaron el conector de audio de 3.5 mm del teléfono a lo que parece ser un cable de resistencia delgado, de un material desconocido. Se usó una pieza de metal en forma de V para asegurarse de que los dos extremos del cable permanezcan en su lugar.

La batería original Li-Ion 850 mAh del teléfono aparentemente fue reemplazada por una más potente de 1,200 mAh, que probablemente se asegurará de que el dispositivo incendiario tenga suficiente energía.

El dispositivo incendiario se activa mediante una llamada telefónica. La electricidad del conector de audio atraviesa el cable de resistencia, calentándolo a temperaturas lo suficientemente altas como para iniciar un incendio. El teléfono y la tarjeta SIM en el interior también se queman.

Estos dispositivos fáciles de fabricar han permitido a las células de ISIS cometer sus delitos desde una distancia de seguridad parcial, mientras que en la mayoría de los casos dejan poco o nada de evidencia.

Afortunadamente, los locales pudieron descubrir varios dispositivos incendiarios, que probablemente ayudarán a las fuerzas de seguridad iraquíes a rastrear a los perpetradores y llevarlos ante la justicia.

Fuente

Etiquetas: ; ;