En mayo de 2019, las importaciones estadounidenses de petróleo ruso ascendieron a unos cinco millones de barriles, mientras que las refinerías estadounidenses importaron un total de 7,5 millones de barriles en todo 2018.

Estados Unidos ha aumentado rápidamente sus importaciones de petróleo desde Rusia, con un total de 13 petroleros que transportan cinco millones de barriles de crudo y productos derivados del petróleo en la primera mitad de mayo, en medio de la caída de la producción de crudo venezolano debido a las sanciones de Washington, informó Bloomberg, citando a Caracas Capital Markets. socio gerente Russ Dallen. Este último describió la exportación de crudo de Rusia como «con esteroides», afirmando que la importación de petróleo ruso por las refinerías estadounidenses se triplicará.

La agencia de noticias señaló que las importaciones totales de petróleo de Estados Unidos en febrero de 2019 se estimaron en más de 16 millones de barriles, mientras que hace un año se situaron en 20 millones de barriles. A lo largo de 2017, los EE. UU. Importaron 1,5 millones de barriles de petróleo de Rusia, y la cifra creció el año siguiente, que asciende a 7,5 millones de barriles.

Las sanciones de Washington han impactado las exportaciones petroleras venezolanas, pero no las han paralizado por completo. La disminución de las exportaciones de petróleo de Venezuela, junto con los recortes de producción de los países de la OPEP +, ha llevado a un aumento en los precios del petróleo. Los Estados Unidos afirman que las sanciones se impusieron para obligar al presidente electo Nicolás Maduro, quien lucha por sacar a su país de una crisis política en medio de problemas económicos, para que renuncie.

La Casa Blanca también impuso sanciones contra los productores de petróleo rusos, aislándolos de los equipos fabricados en Estados Unidos y algunas inversiones extranjeras, alegando que Moscú estuvo detrás de la crisis ucraniana en 2014 y se entrometió en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Rusia ha negado todas las acusaciones, señalando una falta de evidencia.

Estados Unidos también planea imponer sanciones contra el importante proyecto de gas Nord Stream 2 de Rusia en Europa con el objetivo de persuadir a la UE para que cambie a otras fuentes de energía, como el gas natural licuado estadounidense (GNL).

Fuente

Etiquetas: ; ; ;