El general retirado Harald Kujat, quien se desempeñó como inspector general de la Bundeswehr de Alemania entre 2000 y 2002 y presidente del Comité Militar de la OTAN de 2002 a 2005, ha dicho en una entrevista que Europa, y especialmente Alemania, no debería quedarse al margen.

El ex oficial militar superior alemán cree que todavía hay una posibilidad de salvar el Tratado INF.

Señor Kujat, ¿cree que el Tratado INF puede salvarse de alguna manera?

Harald Kujat: Se puede guardar, pero para empezar, primero es necesario ponerse de acuerdo sobre las medidas de control mutuo; para establecer cuán justificadas son las acusaciones mutuas de Estados Unidos y Rusia. El canciller [de Alemania] podría hacer tal propuesta. Esto sería relativamente fácil de implementar al reactivar el acuerdo de inspección in situ, que expiró en mayo de 2001; y también incluir en ella los sistemas a los que Rusia se opone. Entonces sería posible descubrir cuál es la verdad.

Sin embargo, parece que ambas partes ya han aceptado el hecho de que el Tratado INF será rescindido. La víctima es Europa, pero hace poco para resistir.

Harald Kujat: En principio, ambas partes, Estados Unidos y Rusia, están interesadas en su terminación. Esto, por un lado, se debe al hecho de que el número de sistemas nucleares estratégicos se ha reducido drásticamente de acuerdo con el último acuerdo de desarme restante: el Nuevo Tratado START. En 2021, debería ampliarse. Por lo tanto, ambas partes, por supuesto, pierden su flexibilidad estratégica. Así que de alguna manera pueden manejar sin el INF. Y para Europa, por supuesto, será un desastre.

Sin embargo, este tratado está desactualizado, porque otros países, en particular, China ahora tienen tales armas.

Harald Kujat: China para los Estados Unidos es solo un pretexto. Sus misiles de mediano alcance no representan ningún peligro para los Estados Unidos. La pregunta también es la siguiente: si quieren incluir a un tercero en el Tratado INF, ¿es necesario rescindir el acuerdo? ¿O tal vez sería mejor salvarlo? Después de todo, este tratado significa que toda una categoría de armas ha desaparecido, esta es la «solución cero». Y es imposible lograr más de cero, incluso si un tercero se une al acuerdo.

Entonces, ¿por qué todos en Europa están en silencio? ¿O es la amenaza bastante abstracta?

Harald Kujat: No, no es abstracto. Esto se debe al hecho de que Estados Unidos quiere deshacerse de sus obligaciones con sus aliados europeos. Ese es el punto clave. Esto está bajo el lema «América primero».

La promesa «América primero» también es válida en la OTAN, donde Estados Unidos es el principal pagador. Por eso ahora están presionando a los miembros europeos, y especialmente a Alemania, para que aumenten sus gastos de defensa al 2% del presupuesto del PIB.

Harald Kujat: Bueno, no insistiría en la cifra del 2%. Aquí hay dos preguntas: primero, ¿Alemania está en solidaridad con sus aliados? Es decir, ¿por qué Estonia aumentó su gasto militar al 2%, mientras que en Alemania solo es del 1%? En segundo lugar, ¿el Bundeswehr realmente necesita este dinero para cumplir sus tareas? Y la respuesta es sí. Tal vez no debería ser necesariamente del 2%, pero tiene que ser mucho más que ahora.

En ambos temas, Alemania, se ha opuesto básicamente a sus aliados. Además, Alemania ha prometido repetidamente a la OTAN que logre este objetivo. Como mínimo, uno esperaría que el gobierno considerara todo cuidadosamente antes de dar su consentimiento. Parece que no hay nadie en la Oficina del Canciller que sepa cómo realizar aritmética simple.

¿Y Europa no puede prescindir de la OTAN? ¿Qué tal una nueva estructura de seguridad, que incluiría a Rusia?

Harald Kujat: Siempre puedes prescindir de algo. Siempre puede haber algo nuevo. Muchos a menudo olvidan que las relaciones entre la OTAN y Rusia alguna vez fueron buenas. Rusia tenía sus tropas estacionadas en Kosovo bajo el mando de la OTAN. Además, la OTAN y Rusia han cooperado con éxito, por ejemplo, en la operación de búsqueda y rescate del submarino Kursk.

Podría continuar esta lista. Hubo, y sigue existiendo en el papel, una llamada asociación estratégica entre la OTAN y Rusia. Lo crucial sería ahora, antes de pensar en nuevas estructuras, es reactivar las existentes.

¿Cómo evalúa la relación actual entre Estados Unidos y Rusia? Después de todo, por ejemplo, la recepción del Secretario de Estado de Estados Unidos Pompeo esta semana en Sochi fue bastante amistosa.

Harald Kujat: Siempre hay que distinguir entre el protocolo diplomático y lo que realmente importa en esencia. Creo que los Estados Unidos también saben que necesitan una estrecha cooperación con Rusia y la eliminación de las causas que llevaron al conflicto, no menos que Rusia.

Y sucederá tarde o temprano. Por supuesto, siempre habrá problemas en los que las partes tendrán diferencias, pero también hay intereses comunes. Por ejemplo, un equilibrio estratégico que evitará conflictos reales entre las dos superpotencias.

También hay un interés común en resolver el conflicto en Siria y la estabilidad en el Medio Oriente. Así que hay puntos de contacto. Ambas partes solo necesitan entender esto. Creo que Rusia entiende esto. Quizás, un día, los Estados Unidos lo entiendan.

Al menos Rusia parece haberse deslizado desde el primer lugar hasta el cuarto lugar en la lista de «enemigos del estado» de los Estados Unidos. ¿Crees que habrá guerra con Irán?

Harald Kujat: No lo creo. Por supuesto, los estadounidenses presionan a Irán después de retirarse del «acuerdo nuclear». Pero los estadounidenses también verán que están aislados y solos en este mundo, y se darán cuenta de que su seguridad también depende de tener aliados y socios.

Hablando de aliados: ¿Qué relaciones debería tener Alemania con Rusia?

Harald Kujat: Es importante que mantengamos un diálogo con Rusia. En política exterior, esto significa que Alemania debe decidir en qué áreas debe trabajar estrechamente con Rusia y cómo se puede hacer esto. Por supuesto, no ayuda siempre culparse el uno al otro.

Debemos dejar de echar la culpa y tratar de encontrar una manera que se adapte a los intereses de ambas partes. En esencia, se trata de restaurar la confianza mutua, y esto es posible solo si consideramos los intereses de los demás.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;